gsc

febrero 4, 2008

Cognitivismo

Archivado en: General — gsc @ 5:59 pm

Definición

En psicología, el cognitivismo es una aproximación teórica al entendimiento de la mente, que argumenta que las funciones mentales pueden ser entendidas a través de métodos cuantitativos, positivistas y científicos, y que esas funciones pueden ser descritas mediante modelos de procesamiento de información.

Aproximación Teórica

El cognitivismo tiene dos componentes principales, uno metodológico y el otro teórico. Metodológicamente, el cognitivismo adopta una aproximación positivista y la creencia de que la psicología puede ser (en principio) completamente explicada a través de experimentación, medida, y método científico. Esta es también una meta reduccionista, con la creencia de que componentes individuales de la función mental (la ‘arquitectura cognitiva’) pueden ser identificados y entendido su significado. El segundo es la creencia de que el proceso cognitivo está formado por estados mentales discretos (representaciones o símbolos), cuya manipulación puede ser descrita en términos de reglas o algoritmos.

El cognitivismo se ha convertido en la fuerza dominante en la psicología hacia el final del siglo XX, reemplazando al behaviorismo como paradigma más utilizado para entender la función mental. La psicología cognitiva no es una refutación completa del behaviorismo, si no más bien una expansión que acepta la existencia de estados mentales. Esta es debida a la crítica creciente en el final de los 1950 de los modelos behavioristas. Una de las críticas más notables fue el argumento de Chomsky de que el lenguaje no puede ser adquirido únicamente a través del condicionamiento, sino que debe ser -al menos parcialmente- explicado por la existencia de estados mentales.

Los principales intereses de los psicólogos cognitivos se refieren al funcionamiento de los mecanismos internos del pensamiento humano y del procesamiento de conocimiento. La psicología cognitiva ha intentado encontrar las presuntas estructuras mentales relacionadas con nuestras acciones físicas.

Críticas al Cognitivismo

El Cognitivismo ha sido criticado en varias y distintas formas. Las críticas más recientes datan de los 90, cuando surgen nuevas teorías que desafían al cognitivismo y la idea de que la mejor forma de describir los procesos mentales es la computación. Algunas de estas nuevas aproximaciones, frecuentemente influenciadas por la filosofía fenomenológica y post-modernista, incluyen cognición situada, cognición distribuida, dinamicismo, cognición “corporizada” (embodied cognition). Algunos investigadores de vida artificial (por ejemplo, Rodney Brooks), han producido modelos de cognición no-cognitivistas. La idea de que la función mental puede ser descrita mediante modelos de procesamiento de información ha sido criticada por el filósofo John Searle y por el matemático Roger Penrose, que indican que la computación tiene algunos defectos que no pueden capturar los fundamentos del proceso mental.

  • Penrose utiliza el teorema de la Incompletitud de Gödel (que afirma que hay verdades matemáticas que nunca pueden ser probadas en un sistema matemático suficientemente sólido; cualquier sistema de axiomas suficientemente fuerte, sería también incompleto) y el problema de la parada de Turing (que afirma que hay algunas cosas que no son computables) como evidencias para su posición.
  • Searle ha desarrollado dos argumentos, el primero de ellos (bien conocido gracias a su experimento de la habitación China) es que “la sintaxis no es semántica”—que un programa es solo semántica, comprensión requiere semántica, por lo que los programas (y por lo tanto el cognitivismo) no pueden explicar el entendimiento. Este argumento presupone la controvertida noción de lenguaje privado. El segundo, preferido por Searle, pero menos conocido, es que “la sintaxis no es física” — nada en el mundo es intrínsecamente un programa de ordenador, excepto si está aplicado, descrito o interpretado por un observador, de manera que o todo puede ser descrito como un programa, y trivialmente un cerebro puede ser descrito así, o no hay nada intrínseco en un cerebro que lo convierte en un ordenador (programa).
    Detractores de este argumento pueden indicar que esto mismo puede decirse sobre cualquier relación concepto-objeto, y que la analogía cerebro-ordenador puede ser perfectamente útil, si hay un fuerte isomorfismo entre los dos. Ambos puntos, según Searle, refutan el cognitivismo.

Otros argumento en contra del cognitivismo es el problema de la Regresión de Ryle o la falacia del homunculus. Los cognitivistas han ofrecido una serie de argumentos para refutar estos ataques.

A continuación, se estudiará el modelo cognitivista desde el punto de vista adoptado por Penrose para criticarlo.

John R. Searle “Is the Brain a Digital Computer?
Roger Penrose “The Emperor’s New Mind” (Entrada de Wikipedia)

About these ads

El tema Rubric Blog de WordPress.com.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: